Archivo | abril, 2015

Cómo funciona David Byrne

28 Abr

20150404_221725Podría confirmar que con mayor o menor atención, y en la medida que puedo, siempre procuro seguir la trayectoria artística de David Byrne (Dumbarton, Escocia, 1952), y lo hago desde la primera vez que oí su voz espasmódica en el hit Psycho Killer (1977) hasta su última entrega, ésta en forma de libro: Cómo funciona la música (How music works), editado en España por Reservoir Books (2015). Sigue leyendo

Anuncios

Fernando Vicente y su universo gráfico

21 Abr

20150321_130058Lo que sé de Fernando Vicente (Madrid, 1968) se remonta a los comienzos de la década de los ochenta. Le conocí muy joven y hacía poco tiempo que había empezado a publicar sus trabajos en la revista de cómics Madriz y en La Luna. Preparé un reportaje sobre él y Ana Juan -otra artista impecable de la ilustración española- para su presentación en La Edad de Oro de TVE 2, exactamente en el año 1984, un año de indiscutible ebullición artística en la capital del reino.

Sigue leyendo

Ian Curtis, placeres desconocidos

14 Abr
20150316_154438

Versión bilingüe del cancionero de Joy Division, editado por Malpaso.

Algunos poetas encaran las verdades del mundo para definirlas con palabras. Muchos de ellos han convertido la desolación, el dolor y la dureza de la existencia en energías creativas para poner en pie su poética. Al morir de manera voluntaria con sólo 23 años y dejarnos apenas un puñado de poemas y canciones, Ian Curtis nos situó en el umbral de la desesperación.

Sigue leyendo

Inherent Vice: demasiado para el cuerpo

7 Abr
INHERENT VICE

Los actores Katherine Waterston y Joaquin Phoenix en los roles de Shasta y Doc Sportello paseando por Gordita Beach, en una escena de Inherent Vice de Paul Thomas Anderson.

En el imprescindible Diccionario Mapfre de Seguros se denomina vicio propio (“inherent vice”, “inherent defect” o “inherent quality”) como defecto originario e interno de un objeto que puede producir en mayor o menor grado su propio deterioro, del que el asegurador no es responsable. Tal como se dice en la propia película de Paul Thomas Anderson (PTA): “el chocolate se derrite…”.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: