Archivo | SICILIA RSS feed for this section

Ornamento y delito en Sicilia

28 Jun
20170322_115323

Picaporte de Trápani.

“Si no hubiera ningún tipo de ornamento -situación que a lo mejor se dará dentro de miles de años- el hombre, en vez de tener que trabajar ocho horas, podría trabajar sólo cuatro, ya que la mitad del trabajo se va, aun hoy en día, en realizar ornamentos”.

                                                                     Ornamento y delito. Adolf Loos, 1908.

Sigue leyendo

Anuncios

Monreale

31 May

20170327_093726

Al suroeste de Palermo, sobre una montaña cercana, se encuentra el pueblo de Monreale que en el siglo pasado sirvió de refugio a malhechores y asaltantes de caminos. Ahora ofrece un potente patrimonio arquitectónico restaurado, como la catedral, tan visitada que la aglomeración de turistas en bermudas dificulta verla. Pero hubo un tiempo en que a este pueblo no venía nadie, yacía abandonado a cuatro kilómetros de la capital y la suciedad inundaba sus calles. Sigue leyendo

En las Catacumbas de los Capuchinos de Palermo

17 May

20170327_105943

“La población estaba hecha a la presencia de la muerte, a los cadáveres dejados en las afueras de los pueblos y ciudades, sin sepultura, abandonados si se trataba de pordioseros o tullidos. De los cementerios, masificados y descuidados, con frecuencia situados en medio de la ciudad, junto a la iglesia mayor, salía una pestilencia que mortificaba el espíritu. La imagen del esqueleto venía a mostrar el destino de una existencia roturada por la calamidad”.

Sigue leyendo

Camposanto Di Santo Spirito de Palermo

3 May

20170327_112018 en baja

Quizá sea este el más pequeño de los cementerios de Palermo y el menos espectacular, pero entrar aquí supone un respiro en medio de la ciudad ruidosa y turbulenta. Los sicilianos tienen una intensa relación con la muerte, la encaran con gran estrépito de llanto y dolor, y es común encontrar la foto del finado sobre las tumbas para no olvidar su aspecto cuando estaba vivo. Todo lo contrario de lo que el poeta Propercio quiso para sí: “Que no indique una piedra mis huesos en perdida tumba”.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: