Archivo | octubre, 2017

Moreau, Roché, Truffaut, los Hessel y Conget (Su pálido rostro de mujer fatal)

25 Oct
20170902_200856

Bizarre Love Triangle.

A finales de julio hacía calor con temperaturas que superaban la media, y una noticia nos sacó del marasmo: la muerte de Jeanne Moreau, actriz de belleza enigmática y mirada altanera. Buñuel la quiso para su cine inmortalizándola en Diario de una camarera, pero años antes rodó con Truffaut Jules et Jim, una de las películas más fascinantes de la nueva ola francesa que viene a recordar una larga y extraña historia que no cabe en este post.

Sigue leyendo

El animal Freud

18 Oct
freud-main_3088983b

Lucian Freud y Eli. Salvo error, los cuadros son de Frank Auerbach. Esta imagen es un fotograma de Lucian Freud: A painted Life (2012).

“Como no tenía que ir a la escuela obligatoriamente me levantaba a las 5 o 6 de la mañana, ayudaba a ordeñar las cabras a los granjeros y hacía otras cosas para tener tiempo de estar con los caballos que tanto me gustaban”. Estas palabras del pintor Lucian Freud certifican la actitud que desde los diez años poseía para el trato con animales. Así lo corroboran también personas muy cercanas a él en el documental Lucian Freud, a painted life de Randall Wright.

Sigue leyendo

Migoroj, la monumentalidad de la muerte

11 Oct

GLAVNI-ULAZ-1

“Aquí la muerte todavía resulta clásica, momento del ciclo de las generaciones”. Palabras de Claudio Magris sobre este camposanto.

El cementerio de Zagreb presenta un aspecto poco común para su cometido. De lejos se percibe su vasta monumentalidad y puede parecer una catedral, un palacio o cualquier otro edificio institucional, pero no podemos imaginar lo que realmente es hasta que vemos las cruces rematando las cúpulas y accedemos al interior. El arquitecto croata Herman Bolle diseñó Migoroj quizá con la ida de traspasar la muerte pero no pudo ver el fin de las obras en 1929 porque falleció con anterioridad.

Sigue leyendo

Hildegarda von Bingen

4 Oct

hilObligada por las circunstancias de la época en que nació y consciente de que no podía ni debía hacer otra cosa, Hildegarda von Bingen (1098-1179) dedicó su vida a mayor gloria de Dios (AMDG). De familia escrupulosamente religiosa, ingresó muy joven en un monasterio fundado por san Disibodo. Fundó conventos, fue abadesa y gran oradora; brilló y obtuvo fama por sus composiciones musicales y su escritura, pero sobre todo por sus profecías y su tendencia natural a las visiones de mundos inexistentes.

Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: