Inherent Vice: demasiado para el cuerpo

7 Abr
INHERENT VICE

Los actores Katherine Waterston y Joaquin Phoenix en los roles de Shasta y Doc Sportello paseando por Gordita Beach, en una escena de Inherent Vice de Paul Thomas Anderson.

En el imprescindible Diccionario Mapfre de Seguros se denomina vicio propio (“inherent vice”, “inherent defect” o “inherent quality”) como defecto originario e interno de un objeto que puede producir en mayor o menor grado su propio deterioro, del que el asegurador no es responsable. Tal como se dice en la propia película de Paul Thomas Anderson (PTA): “el chocolate se derrite…”.

Para algunos es muy difícil presenciar el caos, no digo ya pensar en estructurarlo ni mucho menos dotarlo de algún sentido. Tras leer al crítico español Carlos Boyero entiendo que haya espectadores como él que, ante la alocada fantasía de Inherent Vice, les haya sido un calvario verla entera porque, simplemente, se cansan o les desasosiega presenciar los delirios del muy zumbado y siempre colocado protagonista, el cual constituye el desquiciado eje sobre el que gira la más disparatada de las películas realizadas hasta la fecha por PTA, y yo he disfrutado viéndola.

IVcoverpenguincatalogNo he leído, sin embargo, la novela de Thomas Pynchon en la que se basa el film. Es el propio director quién ha escrito el guión y esta la primera vez que se lleva al cine una obra del raro y oscuro Pynchon. Si me atreviera a sintetizar las casi dos horas y media de proyección, diría que un porreta o marihuanero (representado por un magistral Joaquin Phoenix, que hace difícil de entender cómo PTA se lo propuso a R. Downey JR) fantasea con la idea de que es un detective privado que descubre a una de las organizaciones criminales más poderosas del mundo. Mientras su novia le deja por un acaudalado propietario del sector de la construcción, él se erige en el mayor justiciero del corrompido territorio californiano de comienzos de los setenta, enfrentándose al jefe de policía corrupto y a todos los perversos mafiosos, delincuentes, prostitutas, fiscales, camellos, coachings, agentes del FBI, chulos, abogados, yonquis, protonazis, dentistas…

imagesEntre todos componen centenares de situaciones por las que va transcurriendo la delirante historia. Historia que parece renegar de lo que entendemos por coherencia en una narración cinematográfica y, sin embargo, construye una ilimitada entelequia protagonizada por un sarta de personajes extraídos de los cómics freakies de los sesenta. 

También dice el Diccionario Mapfre de Seguros que “El asegurador no indemnizará los daños o pérdidas producidos por vicio propio de la cosa, salvo pacto en contrario. Si el vicio hubiera agravado el daño, indemnizará sin incluir el daño causado por el vicio”. Demasiado para el cuerpo.

Anuncios

10 comentarios to “Inherent Vice: demasiado para el cuerpo”

  1. Antonio Glez abril 8, 2015 a 9:07 pm #

    Pues como siempre no podemos -¡podemos!- estar de acuerdo he de decirte que “Inherent vice” me pareció una pifia, absolutamente infumable, y lo noté al cuarto de hora del metraje: si ni los propios actores se creían sus papeles, cómo nos los vamos a creer nosotros. Pynchon es hueso duro de roer y PTA no supo por dónde meter mano. Escenas deslabazadas e inverosímiles y un guión absurdo dan lugar a una de mis mayores decepciones cinematográficas de este siglo pues PTA me parece un genio y voy a ver todas sus pelis con impaciencia y absoluta expectación. Espero que le sirva de cura de humildad y vuelva a la senda de Magnolia, Pozos de Ambición o The Master. Un abrazo, fenómeno.

    Me gusta

  2. Antonio Villalobos abril 27, 2015 a 12:21 pm #

    ” Presenciar el caos “, me parece esta frase tuya clava la forma en que se cuenta la película y es clave también del contenido. Contemplar el caos es contemplar lo profundo de uno y eso da vértigo e incomoda, pero a algunos nos gusta, y por eso a mi me gusta que se cuenten cosas de manera diferente y estructurarlas y darles sentido que al fin y al cabo es lo que hacemos con todo lo que nos llega. Parece que Anderson no contaba en principio con Joaquim Phoenix para el papel de “Sportello”, pero una vez vista la pelicula a mi me parece imprescindible. Me ha gustado, quizá algo menos que otras por poner algún pero, pero han sido 2 horas y pico disfrutando. Para terminar, recojo de la “crítica” de Eduardo Lago (especialista en Pynchon) algunas notas resumidas: primero la dificultad de la lectura de Pynchon y que esto en EE.UU. es un aliciente para el público y aquí en cambio es lo contrario le llama: “distancia cultural”. Dice luego que ha adaptación ha sido excelente. Y luego recalca la textura del color y el papel fundamental de la música : Neil Young y Johnny Greenwood. Para terminar, califica la película de” Obra maestra”.

    Me gusta

    • luisoj abril 27, 2015 a 1:01 pm #

      Comparto con Antonio González que Pynchon es hueso duro de roer; sólo he leído “La subasta del lote 49”, naturalmente en español. Pero la peli basada en Inherent Vice me ha seducido mucho y conociendo un poco al autor creo que me voy a ahorrar la lectura del libro porque comparto con Eduardo Lago lo de, sin decirlo, “traduttore, traditore”. Me alegro de que hayas participado, como yo, del inacabable trip de Sportello a pesar de la “distancia cultural”. Creo que PTA se ha recuperado con el vicio propio de hacer una película que se va destruyendo conforme vamos viéndola. (Que le pregunten a Mapfre si es capaz de asegurarla).

      Me gusta

  3. Antonio Villalobos abril 27, 2015 a 10:41 pm #

    Efectivamente, dice Eduardo Lago sobre la traducción de “La subasta del lote 49” que es “una deformación monstruosa del original”, que no es Pynchon sino algo que no sabe muy bien como explicar. A mí (que no se inglés) se me han quitado las ganas de leerlo.

    Me gusta

  4. Marco García mayo 5, 2015 a 11:16 am #

    Hola luis, sin duda una peli difícil de digerir en la que tú decides si dejarte llevar o no. Yo lo hice y me vi transportado a la mágica California de los 70 tan bien narrada en ‘Easy Riders, Raging Bulls’ y en pelis como ‘El Largo Adiós’ de Robert Altman o ‘Hair’ de Hal Ashby… Por cierto, qué fotografía tiene la peli!
    Un saludo Luis
    PD: para cuándo un post sobre ‘Magnolia’??

    Me gusta

    • Marco García mayo 5, 2015 a 11:20 am #

      Perdón, la peli de Ashby se llama ‘Shampoo’ 😉

      Me gusta

    • luisoj mayo 5, 2015 a 11:25 am #

      Yo hice lo mismo: me dejé llevar y lo hice desde el comienzo. Fue un trip increíble, cada secuencia superaba a la anterior, una situación seguía a otra más delirante si cabe, cada nuevo personaje era redomadamente peor que el último en aparecer. ¿Te acuerdas del dentista perversor de menores que atendía en aquel edificio con la exótica conserje; del inversor recluído en la clínica de redención mientras su mujer comparte la casa familiar con su chulo y los del FBI en la barbacoa y la criada en el armario? ¿Y los delirios sensuales con la novia cuando visita a Sportello en esa casa cutre de Gordita Beach?: Inenarrable. Con razón no le ha gustado a Bollero.

      Me gusta

  5. luisoj mayo 5, 2015 a 11:27 am #

    Sí, Hair es un musical jipioso ¿precursor de Fama?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: