Lampedusa

28 Mar

20170327_110917

El príncipe de Lampedusa (Palermo, 1896-1957) murió sin ver publicada su única y magistral novela, El gatopardo. No fue hasta un año después de su muerte cuando Giorgio Bassani la editó en Feltrinelli por recomendación de Elena Croce, alcanzando la categoría de superventas. Bajo el mismo título, Luchino Visconti la llevó al cine y consiguió la Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1963.

20170402_122315

Edición de Edhasa con un prólogo definitivo de Gioacchino Lanza Tomasi, primo lejano del príncipe, gran conocedor de su obra.

Esta novela es una cápsula del tiempo y hay que volverla a leer cuantas veces sea posible para reencontrarse con la extinción de la Sicilia del XIX; la de una rancia aristocracia en decadencia que fue sustituida por la burguesía y la mafia locales. Una historia de cambios vertiginosos que propiciaron la permanencia de lo esencial: el poder, la religión y el dinero.

Tras su muerte en Roma, los restos de Lampedusa fueron llevados a Palermo para enterrarlos en el mismo lugar donde él ya había enterrado, en la ficción, a su Príncipe de Salina, el protagonista de El gatopardo. La sencilla lápida que enmarca su tumba en el Camposanto Di Santo Spirito, al lado de las Catacumbas de los Capuchinos, es el humilde testimonio de un tiempo extinguido.

6a00d8341bfb1653ef01310fb82bec970c

Giuseppe Tomasi di Lampedusa en una de sus últimas imágenes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: