Simeon Coxe y las oscilaciones

5 Oct
silverapples02

Coxe a sus casi ochenta años en un concierto reciente.

Fueron solamente dos años los que Simeon Coxe pudo mantener en pie, junto a Danny Taylor, al dúo neoyorquino Silver Apples, pero suficientes para que décadas más tarde lo recuperasen como pionero de la música electrónica. De hecho en los noventa fueron reeditados por una discográfica berlinesa (TRC) y los disc jockeys comenzaron a pincharlos y samplearlos, cumplimentando de esta manera los ciclos de retroalimentación de la música pop.

Coxe nació en 1938 en Knoxville (Tennessee), un lugar donde los USA comienzan a ser muy profundos. Sus influencias musicales fueron las propias de su edad, conoció el nacimiento del R & B, el rock y todo eso, pero nunca se interesó por el jazz. Su música de los sesenta, condensada en el LP con el mismo nombre del dúo, es inevitablemente psicodélica pero realizada con instrumentos poco convencionales como los osciladores y otros generadores de ruidos creados por él, y esos sonidos electrónicos fueron una de las grandes aportaciones de Silver Apples a la música de entonces. En Youtube hay suficiente material para revisar esta extraña obra musical que azarosamente ha cobrado actualidad.

silver-apples-cats

Taylor y Coxe a finales de los sesenta.

Pasaron treinta años y todo el mundo daba a Silver Apples por desparecidos del panorama musical. Pero en 1996, y gracias a la reedición de sus antiguos discos, Coxe y Taylor volvieron a escena publicando tres cedés y afrontando una gira que por diversas razones se truncó: primero una rotura de cuello de Coxe y, en 2005, la desgraciada muerte de Taylor.

Hace unos días, y esta es la tercera vez, Coxe actuó en El Sol de Madrid como Silver Apples. Mis topos en la capital me soplan que fue una experiencia gratificante verle tan mayor sonando tan moderno, quizá sea algo que ni él mismo puede evitar. Tuve la misma sensación cuando presencié su primer concierto en España de 2008 porque generalmente solemos creer que el tecno lo hace gente joven y olvidamos que la música electrónica está a punto de cumplir 100 años

homepage_large-a3678390

Clinging to a dream, último disco editado este año.

La resucitación de Silver Apples viene a confirmar de nuevo el eterno retorno de la música, las oscilaciones temporales a la que están sometidos los estilos musicales y la ansiedad del mercado por rebuscar en el pasado objetos de deseo para, en este caso, consumidores de música. A pesar de todo eso, es bueno que artistas como Coxe vengan de nuevo a la actualidad para que el reconocimiento a sus aportaciones artísticas se haga en vida, no posponerlo a homenajes póstumos y, sobre todo, para que no todo el pescado lo venda Kraftwerk.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: