¡Animaos! la muerte está a la vuelta de la esquina

20 Abr
20160402_124133

Puerta de entrada al Cementerio de San Miguel de Málaga.

Después de la muerte de Dios la humanidad ha decidido que morirse no lleva a ningún lugar incierto, aventurado o ignoto, sólo a la nada. La industrialización de la muerte y, con ella, los radicales cambios en las costumbres nos han inculcado una concepción más aséptica del duelo. Ya no queremos cadáveres en las casas sino en la distancia de los tanatorios donde poco a poco se velan menos tiempo, y cada día optamos más por la incineración frente al enterramiento convencional. La vida cambia y la muerte con ella.

A finales del XVIII las autoridades religiosas y políticas españolas vinieron a darse cuenta de que, por razones sanitarias y espaciales, era imposible mantener los enterramientos en los templos y sus alrededores, entonces comenzaron a construirse cementerios en las afueras de las ciudades, lo que dio lugar a nuevas arquitecturas de la muerte. Con la expansión de las urbes estos camposantos han quedado incorporados a los cascos urbanos, como el de San Miguel de Málaga que ha llegado al colapso y ya no cabe un cadáver más, pero se ha convertido en un monumento decimonónico que invita a visitarlo.

20160402_131220

La arquitectura de las criptas es muy ecléctica, pueden verse construcciones de falsos estilos gótico, neoclásico, racionalista, bizantino… Muchas pertenecen a prohombres de la ciudad, y entre ellas se encuentran apellidos extranjeros debido al florecimiento industrial de Málaga a finales del XIX y comienzos del XX, pero también se hallan cenotafios de pintores e intelectuales y un pintoresco personaje llamado Alvin Karpowitz conocido como Alvin Karpis, afamado gánster que fue declarado enemigo público nº 1 de USA y murió tostándose al sol de Torremolinos en 1979. 

Todas estas imágenes han sido tomadas en este cementerio y están aquí para incitar a la meditación sobre las postrimerías de la vida, a las cuales nos dirigimos irremisiblemente. Al verlas, no debemos dejar de recordar las palabras de uno de nuestros barrocos más queridos, Francisco de Quevedo, “Y no hallé cosa en que poner los ojos / que no fuese recuerdo de la muerte“.

20160402_124307

Enterramiento del pintor del XIX Muñoz Degrain.

20160402_124427

20160402_130421

En el comienzo de Correo del otro mundo (1725) de Diego de Torres Villarroel, escritor al que Borges denominó como “provincia de Quevedo”, puede leerse: “¡Perdonen los señores muertos, que esta vez han andado demasiado vivos! Si a sus mercedes se les hacen los momentos eternidades, acá en nuestra vida son los sueños las duraciones. Y pues pasan con la brevedad que el humo nuestros días, tengan paciencia y déjenme morir, que en pillándome en sus podrideros pueden a tizón suelto castigarme, y entonces cada pobre que cure sus muertos”.

                                       ¡Animaos! la muerte está a la vuelta de la esquina. 

20160402_125513

20160402_130709

Lápida de Jane Bowles, “cabeza de gardenia” la llamaba Truman Capote. La autora de Dos damas muy serias y mujer de Paul Bowles murió en Málaga el 4 de mayo de 1973. Durante años ocupó una tumba sin identificar en el número 453 de la parcela F. Tras tensas polémicas, propias de la desidia e ignorancia de los gestores municipales, yace aquí desde abril de 2010.

20160402_130945

20160402_131027

20160402_125258

Sobre el pedestal se lee: “Esta cruz señala la fosa que, hasta 1842, albergó los restos de los liberales del General José María Torrijos, sacrificados en Málaga el 11 de diciembre de 1831 por defender las libertades y derechos constitucionales de los españoles”.

20160402_131647

Tumbas de los Jiménez Fraud, familiares del antiguo director de la Residencia de Estudiantes que murió en Ginebra durante su exilio. Como es natural no está enterrado aquí.

20160402_132053

A unos metros de los muros de San Miguel se halla esta portada de ladrillo visto. Parece la entrada al cementerio de los suicidados (mors voluntaria), que siempre estuvieron apartados para que no contaminasen a los que que acudieron obedientemente a la llamada de Dios.

Anuncios

3 comentarios to “¡Animaos! la muerte está a la vuelta de la esquina”

  1. lysergs abril 20, 2016 a 9:28 pm #

    Y pues pasan con la brevedad que el humo nuestros días….

    Me gusta

    • luisoj abril 21, 2016 a 8:50 am #

      “A mí solo me toca morirme a oscuras, ser difunto escondido y un muerto de montón, hacinado entre los demás que se desvanecen en los podrideros”. Introducción a “Vida” de Diego de Torres Villarroel.

      Le gusta a 1 persona

  2. Antonio Villalobos mayo 2, 2016 a 10:56 am #

    Lagarto, lagarto….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: