Duermen bien a la sombra

28 Jul
20150610_183913

“Aunque muerto, todavía habla”. Pablo de Tarso.

El Cimitero Monumentale di Sant´anna de Trieste está un poco alejado del centro histórico y sus altos muros lindan con los camposantos de otras confesiones. Su tamaño es considerable y no existe otro en la ciudad. Aquí, como en todas partes, cada muerto está en el sitio donde la burocracia civil o religiosa lo coloca, generalmente a dos metros bajo tierra.

Estas imágenes fueron tomadas por la tarde y durante más de dos horas sólo hubo dos visitantes en el cementerio triestino. Un plomizo silencio competía con el insoportable calor de las brumas del Adriático que elevaban la humedad ambiental a límites insoportables, lo que convirtió en arduo y pegajoso el paseo por los camposantos del cerro de Sant´anna. Las tumbas de adherían a la piel.

20150610_180828

Vista general del cementerio católico de Sant´anna.

Por estar lejos del centro pensé que Trieste -ciudad improbable según escribe Claudio Magris- daba la espalda a sus muertos después de asegurarse de que están en el lugar que les corresponde. Aquí yacen en respetuosa y silenciosa vecindad, pero separados por muros infranqueables, musulmanes, ortodoxos, evangélicos, judíos, católicos… ¿ateos? Un espejo que no deforma ni exagera el cruce de culturas que por su especial situación geográfica y su carácter transnacional siempre fue Trieste. Rescato una cita del poeta franco-uruguayo Jules Laforgue, muerto demasiado joven, que parece adecuada para estas fotos: “Los muertos son discretos, duermen bien a la sombra”.

20150610_175300

Cripta de la familia Veneziani, parientes políticos de Italo Svevo. En ella enterraron al escritor de raíces judías cuyo nombre real era Ettore Schmitz.

20150610_175243

Lápida que certifica el enterramiento católico de Svevo junto a Livia Veneziani, “su amada”. La muerte del genial escritor triestino tuvo lugar el 13 de septiembre de 1928, le dio tiempo a ver Trieste como parte de Italia.

20150610_183528

Estela de piedra del Carso bajo la que Silvia (¿?) yace en el cementerio evangélico. “Una piedra para un hueso” se quejaba Thoreau en Musketaquid.

20150610_175051

Tumba con mosaico de teselas doradas que desprenden aires bizantinos.

20150610_180032

No muy lejos de la cripta de Svevo se alza imponente la estela funeraria de Umberto Saba -también judío-. Uno de los escritores más importantes de Trieste, si es que de tantos como hay y hubo puede hablarse de importantes.

20150610_180150

“Y Lina y Linuccia, llanto y comprensión por todos”. Su esposa e hija están enterradas con el poeta de vida “cavilosa y esquiva”. Linuccia fue durante mucho tiempo compañera sentimental del pintor y escritor Carlo Levi, autor de Cristo se detuvo en Éboli y amigo de Saba.

20150610_173828

20150610_173915

“Stabat mater dolorosa…”.

20150610_174215

20150610_180105

Y al lado de la de Saba se encuentra la de Giotti, el poeta que escribía en dialecto triestino.

20150610_174051

Al contrario que en el resto de Italia, donde las ideas socialistas llegaron de la mano de gente culta, en Trieste germinaron entre los trabajadores de las artes gráficas, como el sindicalista Carlo Ucekar.

20150610_180406

Tumba de estilo egipcio.

20150610_17590220150610_17565320150610_174338

20150610_184109

El cosmopolitismo de Trieste permitió la existencia de matrimonios entre miembros de diferentes procedencias y religiones. Esta tumba de apellidos austro-italianos lo confirma.

Anuncios

2 comentarios to “Duermen bien a la sombra”

  1. molle817 julio 29, 2015 a 11:35 am #

    Tendrías que haber dejado a Svevo en el último post, vivo, carteándose con Joyce y con sus terapias a cuestas. Nunca he podido admitir la muerte de ciertos escritores que me han acompañado siempre. ¡Siguen tan vivos! Procuro olvidar que nunca podré leer una nueva novela…¡y tú me lo recuerdas con su lápida!

    Me gusta

    • luisoj julio 29, 2015 a 12:52 pm #

      Nunca veremos nuevos cuadros de Rothko, ni oiremos nuevas músicas de Glenn Gould, ni esculturas de Oteíza, ni películas de Welles, ni libros de Sebald… Hay que ir acostumbrándose a la idea de la muerte: “This is the end, beautiful friend”.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: