Bloomsday en Trieste

14 Jul
20150615_175516

“Stately, plump Buck Mulligan came from the stairhead, bearing a bowl of lather on which a mirror and a razor lay crossed”.

Anualmente los días 16 de junio pertenecen a la celebración de la literatura joyceana, especialmente Ulises. Fue ese día en el que Joyce se citó por segunda vez y, al fin, se vio con su amada Nora Barnacle en Dublín, por lo que situó el transcurso de la mítica novela en esa fecha. Muchas ciudades del mundo celebran esta jornada literaria y Trieste, donde el autor irlandés pasó muchos años de su vida, no puede dejar de recordar el rastro imborrable que dejó en la ciudad.

20150614_175920La ruta comienza en el Ponte Curto (actual Pasaje de Joyce) del Canal Grande de la ciudad. Ahí se encuentra una estatua de Joyce que mira hacia la primera casa en la que vivió cuando residió en Trieste. Renzo Crivelli es presidente de la Trieste Joyce School y, por tanto, más que cualificado guía de esta peculiar ruta joyceana. Trabaja como profesor del Departamento de Humanidades de la Universidad, es especialista en literatura en inglés aunque también se dedicó a la enseñanza de literatura española.

20150614_180505

El profesor Crivelli apoyándose en Joyce para dar comienzo al Bloomsday triestino de 2015.

20150614_180124

Vista del Passaggio Joyce en el Ponte Curto a las 6 de la tarde del 16 de junio de 2015.

El Bloomsday triestino consiste en recorrer los lugares por los que Joyce deambulaba, mientras el profesor Crivelli va detallando las andanzas del irlandés por la ciudad y los lugares más emblemáticos de la misma, estableciendo la relación del escritor con ellos. Al Crivelli le acompaña un actor que interviene de vez en cuando para leer algunas cartas de Joyce a Svevo y otros textos del autor. Nada que ver con la celebración en Dublín que se basa más en la recreación cronológica de los capítulos más populares de Ulises. Aquí en Trieste no hay Torre Martello ni Pub Davy Byrnes donde acudir para desayunar pastel de riñones o recordar a los personajes de la novela, pero todavía siguen en pie los cafés, las calles, las casas donde vivió y los lugares a los que iba con asiduidad. El recorrido culmina con la lectura de algunos pasajes de Ulises en el museo que le dedica la ciudad.

20150612_182133

A principios del XX, los dueños de la farmacia Piccióla alquilaron un piso a Joyce en este edificio, al final tuvieron que echarlo porque no pagaba el alquiler. ¿No había entonces Plataforma Antidesahucios en Trieste?

20150613_153129

Actualmente el edifico de los Piccióla es el Hotel Victoria. Un hotel letterario, como corresponde a quienes lavan su conciencia una vez pasado el tiempo.

presnitz

Frente al Hotel Victoria todavía abre sus puertas la Pasticceria Pirona donde Joyce compraba, cuando podía, jamón y té ingleses. En ella sucumbió a su glotonería mediante el contundente pastel triestino llamado presnitz, del que era adicto.

20150612_151739

Mostradores de la Pasticceria Pirona.

20150615_180836

20150615_180320

Extracto de una carta de Joyce a Svevo fechada el 5 de enero de 1921: “Como tengo urgente necesidad de tales apuntes para continuar mi trabajo titulado ULISES,  O SEA  SU MADRE GRIEGA le solicito cortésmente, respetabilísimo colega, me haga saber si alguien de su familia se propone venir a París en un futuro inmediato. De ser así, agradecería muchísimo si la persona en cuestión quisiera tener la delicadeza de traerme el antedicho portafolio”. Contra lo que algunos sostienen, esta carta viene a demostrar que Joyce comenzó la escritura de Ulises en Trieste, aunque con otro título -suponemos que humorístico-, porque la expresión “sua mare grega” significa en triestino hijo de puta: Ulises, o sea, el hijo de puta. Esta carta se exhibe en el Museo Joyce de Trieste y la traducción es de Mario Trejo y Alejandro Manara.

Anuncios

2 comentarios to “Bloomsday en Trieste”

  1. molle817 julio 16, 2015 a 11:02 am #

    ¡Qué extraña pareja la de Joyce y Svevo! No sabía que se habían conocido. Tampoco sabía el significado de “sua mare grega”. Pero en estos últimos días tan siniestros, creo que deberíamos acuñar la expresión “sua mare germana”…con el mismo significado.
    ¿No te parece?

    Me gusta

  2. luisoj julio 16, 2015 a 11:48 am #

    Angela me parece la mejor “mare germana”. Y sobre la extraña pareja, seguiremos informando en el siguiente post.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: