Wynwood Walls (chapter one)

9 Ene

20141204_165816

La capacidad de asimilación que posee el dinero en los USA se hace más patente en Miami. Con los limitados ojos europeos cuesta creer que un polígono de almacenes o solares vacíos y poblado por habitantes de bajo poder adquisitivo viva, en pocos años, un profundo y evidente proceso de gentrificación porque algunos artistas callejeros comiencen a pintar sobre sus muros.

Wynwood es el nombre del barrio miamiense que, de pocos años acá, vive una profunda transformación comercial y urbana que está provocando, ante todo, un estallido comercial y la subsecuente revalorización del suelo de una zona meramente industrial al norte de la ciudad. El impulso que provoca este cambio está en la imaginación y en el espíritu innovador que ve riqueza e inversión por todas partes. En 2009, el ya fallecido Tony Goldman, como buen visionario, lo percibió así. Era dueño de terrenos sin construir y de alguna que otra nave industrial en Wynwood, e invitó a los grafiteros a pintar en sus muros.

goldman

Mr Goldman. Pinchando en esta foto podéis acceder a la noticia de su fallecimiento.

De aquella iniciativa nació Wynwood Walls, un gran espacio donde, además de cafetería, restaurante y galería de arte, se exhiben al aire libre grafitis de los más importantes artistas del espray -muchos de ellos exponen en la galería en formatos de menor tamaño-. Desde entonces, una cuantas cuadras de este barrio, lindante con el exquisito Miami Design District (otra inteligente jugada comercial e inmobiliaria), muestran una generosa exhibición de los artistas mejor considerados por la crítica y, por fortuna, cotizados en el insaciable mercado del arte. Las fotos de este post son una pequeñísima muestra del despliegue grafitero en el distrito miamiense de Wynwood. Por cierto, no vi nada de Banksi ¿?

20141204_170016

Mural realizado por Shepard Fairey -más conocido como Obey- dentro del recinto de Wynwood Walls, cuyos dueños son los herederos de Goldman, el visionario.

20141204_165945

El pintor neoyorkino Kenny Scharf, compañero de grafitis de Haring y Basquiat, salta del lienzo al muro con una facilidad pasmosa, su estilo se lo permite con naturalidad.

20141204_171053

Obra picada en la pared de Alexandre Farto, aka VHILS; en la foto de abajo se le ve en acción.

20141209_134431

20141204_171117

Cleon Peterson en los muros de la calle.

20141204_180606

Cleon Peterson en los muros de la galería.

20141204_171342

Jardín zen con mural de la legendaria Lady Pink al fondo.

20141204_171411

Obra de Ron English.

20141204_171642

Interiores del bar-restaurante de Wynwood Walls pintado por Obey.

20141204_171720

Más Obey.

20141204_171549

Cartelería mural de Faile/Bäst en la terraza del bar.

20141204_173817

Obra de Os gemelos, alias de los hermanos Otavio y Gustavo Pandolfo, de Brasil.

20141204_173803

Mr Goldman homenajeado-fotocopiado sobre un poste eléctrico.

20141204_174108

Las pegatinas también valen como arte callejero.

20141204_180928

Obra del artista Bricoleur que a veces firma como Handyman.

20141204_181214

Dibujo de Alex Senna. Brasil aporta un montón de buenos artistas a este distrito grafitero de Miami.

20141204_183930

No distingo la firma en este grafiti.

20141204_180956

20141204_184329

Repositorio para reciclar botes de espray.

20141204_181113

Las imágenes de arriba pagan las de abajo y las de abajo prestigian a las de arriba. Arte callejero y capitalismo inmobiliario: vasos comunicantes compensados.

20141204_173931

R.M. Drake es un escritor de máximas y frases (más o menos inteligentes o afortunadas) que se encuentran por todas partes. Sin ir más lejos, Internet está saturado de ellas.

20141204_17043620141204_170356

Anuncios

2 comentarios to “Wynwood Walls (chapter one)”

  1. Antonio Villalobos enero 10, 2015 a 10:09 am #

    Interesante historia y repetida : todo es convertido en mercancía, sobre todo lo más radical. Me gusta Cleon Peterson : muy realista. Por supuesto que está el Obeycuo también,jajajaja.

    Me gusta

    • luisoj enero 11, 2015 a 7:49 pm #

      Todo se acaba convirtiendo en mercancía. Ya lo cuenta al detalle Félix de Azúa en “Autobiografía de papel”. Incluso el poema más exquisito que imagines, si lo leen más de cien: voilà.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: