Micromagris

2 Dic

20141019_115109

Cuando cambiamos libros de un lugar a otro el riesgo de que caigan al suelo es más que probable. En una de esas micromudanzas, y haciendo un considerable ruido, se me cayó Microcosmos de Claudio Magris. Y ¿quién se niega a leerlo de nuevo? Insisto en que releer es a veces mucho mejor que leer, enfrentarnos a una relectura es recuperar ideas y placeres que ya percibimos antes, pero además descubrimos cosas que olvidamos con el tiempo o se nos presentan como si fueran nuevas.

La ambición de recoger en un libro el micromundo social, cultural, político y geográfico de un territorio específico sólo es equiparable a la fantasía borgeana de acumular ordenadamente todos los libros en una sola biblioteca, la de confeccionar un listín con todos los números de teléfono actualmente en activo o catalogar los sentimientos que somos capaces de generar durante nuestra existencia, pues se presenta inacabable la intención de contar los avatares de las más pequeñas identidades o la descripción de un espacio mínimo y sus características esenciales.

Caffè San Marco in Trieste

Café San Marco en Trieste.

Claudio Magris lo intentó hace años en este maravilloso libro que acertadamente llamó Microcosmos, y lo ensayó años antes con El Danubio cuando quiso contarnos la historia de la Mittleuropa en el fluir pluridireccional de las aguas de ese río. En esta ocasión cambia los grandes espacios danubianos por el pequeño territorio que abarca Trieste y ese rincón del Adriático italiano, esloveno y croata que, al norte, llega hasta el Südtirol. Magris está muy unido a este micromundo y a Trieste, lugar donde nació y vive, ciudad de poetas y escritores como Saba, Svevo… y donde Joyce dio clases de inglés y le nacieron dos hijos; también se dejó caer por aquí el poeta Rilke, pero esto no debe tener demasiado mérito ya que parecía poseer el don de la ubicuidad. Magris dijo en una entrevista que las ciudades “son madres e hijas de los escritores, y son su rostro”. Este libro arranca en Trieste, en el Café San Marco, y después de hacer un recorrido sustancioso por varios lugares, a los que Magris se siente muy unido, vuelve al Jardín Público de su ciudad con nostalgia, belleza y sabiduría.

Mapa-de-Italia-1921 (1)

Mapa apróximado de donde transcurre la mayor parte de los relatos de Microcosmos.

Si tuviera que establecer algún parentesco con la escritura envolvente del triestino, siempre recordaré las narraciones que funden realidad y ficción de W. G. Sebald porque coincide con esa sensación de relato inacabable que podría seguir toda la eternidad narrando sin pausa las vidas de unos y otros, las costumbres de un lugar más allá o más acá, leyendas verídicas e historias inventadas: “el mapa de ese universo, en el que cada mínimo detalle es digno de atención e identidad”. Incontables mundos dentro de un mundo, pequeñas cosas que al relatarlas crecen en presencia e importancia. Vidas minúsculas, al fin, que por el hecho de citarlas cobran la dimensión de toda la humanidad. Maravillosas existencias que agarran nuestra atención hasta hacer imposible dejar de leer este Microcosmos de Magris.

Nota: Desde hace unas semanas tenía programado este post. Ahora que sale a la red coincide con que Magris ha recibido hace unos días el premio a las lenguas romances de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México) por escribir contra el olvido.

Anuncios

3 comentarios to “Micromagris”

  1. Antonio Villalobos diciembre 6, 2014 a 7:00 pm #

    Es verdad que depués de leer un libro y cuando pasa un poco de tiempo, uno no recuerda casi nada de lo que son nombres, frases e historias, pero también es verdad que se quedan sin que uno se de cuenta las ideas generales que el autor ha usado en el libro. Yo, si el libro es mio, subrayo cosas y luego cuando pasa el tiempo le echo un vistazo a lo subrayado.

    Me gusta

    • luisoj diciembre 14, 2014 a 5:49 pm #

      Releer, subrayar, releer. Justo Navarro me dijo que él se encontraba en la repetición. A mi me pasa lo mismo.

      Me gusta

  2. Mónica L. Soler julio 21, 2015 a 3:27 pm #

    Que buena entrada, me ha encantado su ritmo literario

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: