Contra Gombrowicz

14 Oct
20141010_105515

El pen es para que os hagáis una idea del tamaño de la colección Versus.

No sabría precisar cómo supe de Tumbona Ediciones, una editorial mejicana que en su colección Versus publicó en 2008 dos conferencias de Witold Gombrowicz contra los poetas. Para hacerme con estos ensayos mínimos le pedí a un amigo -Miguel García Vázquez-, de viaje a México, que me los comprara todos. 

De entrada se horrorizó, después le expliqué que apenas medían unos centímetros y pesaban pocos gramos, lo cual no le trastornaría al facturar su equipaje de vuelta. Me trajo todos los que encontró y algunos por duplicado: todavía no sé cómo agradecérselo.

Seis años más tarde, y recién salido de una profunda inmersión de lectura poética, vuelvo a estas 55 pequeñas páginas con las disertaciones de Gombrowicz. La primera la dictó en Buenos Aires en 1947 y la segunda se publicó en 1951 en Kultura, un suplemento de la prensa polaca. Ambas se parecen pero me quedo con la porteña, es más completa y clara. La afilada escritura de D. Witoldo (como le llamaban en Argentina) se suelta contra los bardos desde la inteligencia y el profundo aburrimiento que le provoca la versificación y su aristocrático hermetismo. Llega a escribir: “Lo que cansa de la Poesía pura es el exceso de poesía: el exceso de palabras poéticas, el exceso de metáforas, el exceso de sublimación, el exceso, en suma, de la condensación y de la depuración de todo elemento antipoético, lo cual hace que los versos se parezcan a un producto químicamente puro”.

20141019_113508

Ediciones polacas que compré en una librería de Gdansk, las tuve que buscar por mi cuenta porque los dependientes no sabían quién era Gombrowicz ni estaba en la base de datos del ordenador.

No deja de ser sorprendente que el autor de Cosmos, Ferdydurke o Pornografía se explaye de esta manera contra los poetas y sus obras porque, desde mis dificultades como lector, siempre le he considerado un escritor complejo; y a pesar de disfrutar con su lectura, no deja de parecerme difícil y -oh, coincidencia- hermético. En este librito dice de sí mismo: “[…] soy en apariencia un autor típicamente moderno, difícil, complicado y aun a veces -quién sabe- aburrido”. Esto no impide considerarle uno de los autores más peculiares del siglo XX y que Contra los poetas merezca ser leído y, como en este caso, recomendado. 

5231217ebd76d_800x533

D. Witoldo retratado por Miguel Grinberg.

20150201_162552

Sólo para fans: sobrecubierta de la primera edición de Ferdydurke realizada por Otto Schulz en 1938.

Al final de esta pequeña edición encontramos una coda en la que habla de su vida como escritor y es la parte más simpática y deliciosa. Aunque no cuenta nada de los largos y difíciles años que pasó entre la pobreza y la bohemia en Argentina, sí tiene momentos desternillantes como el que relata su primera experiencia con el Premio Formentor y la escritora Mary Maccarthy, que era la presidenta del jurado. Esta frase la extraigo de la coda final: “El escritor nunca puede garantizar que no sea un estúpido. En realidad no es un ser superior, sólo aspira a ser superior, es un candidato a la superioridad”. 

Ramka Venezuela tablica

Placa que rememora la estancia de Don Witoldo en Buenos Aires y lava la conciencia de los políticos argentinos y polacos que nunca le prestaron la más mínima atención.

Son muchas las leyendas o verdades legendarias que he oído sobre él. La que más me gusta, y la más divulgada, es la que pudo ocurrir su último día en Argentina. Ya en las escalerillas del barco que le traería a Europa, un periodista le pidió: “D. Witoldo, díganos unas palabras antes de abandonar la Argentina”. A lo que respondió: “Maten a Borges”, y embarcó. Con esta rotundidad dio por acabado su exilio “el mejor escritor argentino del siglo XX” según sostiene Ricardo Piglia.

Post scriptum: El sensacionalista título de este post contradice a las claras la intención del mismo.

Anuncios

2 comentarios to “Contra Gombrowicz”

  1. Miguel García Vázquez octubre 14, 2014 a 12:21 pm #

    De nada, Luis. Gracias por transmitirnos ilusión por los libros y su lectura.

    Me gusta

  2. Miguel García Vázquez octubre 15, 2014 a 11:44 am #

    Por precisar: los conseguimos en el punto de venta y promoción que Tumbona Ediciones ofrecía en la Feria Internacional del Libro, en Monterrey, Nuevo León.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: