A dos metros bajo tierra

1 Jul
20140618_114346

Edificio principal del cementerio Friedhof am Hörnli de Basilea.

“¿Pero por qué estas lápidas, tan erguidas y enfáticas, como si fuesen puntos de exclamación? ¿Qué fue eso tan extraordinario que vivió y qué había bajo ellas? ¿Una piedra para un hueso? ‘Aquí yace’, ‘Aquí yace’ ¿por qué no escriben alguna vez ‘Aquí se erige’…?”.   Henry David Thoreau.

Hay dos cementerios en Basilea. El llamado Friedhof am Hörnli y, el más antiguo, Wolfgottesacke que está más cerca del casco medieval. Conviene ir a ver los cementerios de las ciudades que se visitan porque sabiendo cómo tratan a sus muertos podemos deducir cómo viven los propios vivos. Estos camposantos suizos son extensos jardines o parques donde reina el silencio, aquí viene la gente a sentarse en los bancos a leer, relajarse o pasear.

20140618_112647

Tumba de Burckhardt en Basilea, la ciudad donde nació y murió.

Visité los dos buscando la tumba del historiador Jacob Burckhardt hasta que, al contrario de lo que pensaba, dí con ella en el más moderno. Consta en los anales que Burckhardt fue el primer historiador del arte que poseyó una verdadera intención crítica nacida de la más seria erudición. Sólo conozco su libro La cultura del Renacimiento en Italia, pero le he visto citado por Aby Warburg, Panofsky y Gombrich, unas veces desde la más rendida admiración, otras desde el respetuoso desacuerdo. De cualquier manera, de Burckhardt cuentan que fue un hombre sencillo enemigo de los brillos sociales y académicos, que sólo vivió entregado al estudio y a la investigación del arte.

20140623_173052

Edición española, 1985, de su canónico libro sobre el Renacimiento, al que consideraba “un despertar de la individualidad”.

La estela mortuoria de Erasmo de Rotterdam se apoya en una columna de la catedral de Basilea. Tras vivir y trabajar en Londres e Italia, recaló en esta ciudad y fue bien recibido, encontrando nuevas amistades y seguidores que compartían su pensamiento. También aquí fue donde falleció el 12 de julio de 1536. Está considerado como uno de los pensadores más importantes de Europa, su inconformismo fue legendario y siempre rechazó al autoritarismo aunque era un reconocido antisemita ¿y eso como se digiere? También, y esto es curioso para la época en que vivió, fue coleccionista de arte. Para ilustrar la foto de su estela he encontrado esta sentencia de su cosecha: “La verdadera amistad llega cuando el silencio entre dos parece ameno”. Desde su silenciosa tumba Erasmo lo pone todo de su parte.

20140614_134827

Estela de Erasmo de Rotterdam, más conocido por las recortadas becas que llevan su nombre.

Las imágenes de abajo pertenecen a los dos camposantos basilienses, sobre todo al más antiguo, la mayoría de ellas son del siglo XIX y algunas del XX. Representan una forma artística de enterramiento que prácticamente ha desaparecido. Son anteriores a la invención del nicho sobre muros y, por tanto, a la industrialización y racionalización de los lugares para la muerte. Mirando las fotos, podéis juzgar la manera en que las embellecían para albergar a los que tranquilamente yacen a dos metros bajo tierra.

20140614_18135420140614_18064920140614_18070220140614_18144020140614_18123220140614_18154520140614_18150820140614_18165120140614_18190720140614_18201020140614_18292920140614_18274820140614_18321420140614_18314420140614_18403420140614_18384320140614_183421

20140614_183746

“Una piedra para un hueso”.

Anuncios

5 comentarios to “A dos metros bajo tierra”

  1. después de la media rueda agosto 3, 2014 a 11:21 am #

    Tengo una cierta fascinación por los cementerios.Y estos dos de Basilea…

    Me gusta

    • luisoj agosto 4, 2014 a 11:39 am #

      Creo que son lugares a los que hay que ir de vez en cuando, sobre todo por familiarizarnos con ellos. Hay que hacer cuerpo.

      Me gusta

  2. molle817 marzo 25, 2015 a 7:32 pm #

    “La verdadera amistad llega cuando el silencio entre dos parece ameno”. ¡Qué gran verdad la de Erasmo! Y no sólo por esta frase, sino por casi todo lo que dijo.

    Me gusta

    • molle817 marzo 26, 2015 a 1:44 pm #

      Digamos más bien que antijudaista, referido a la religión de los judíos. También podría decirse de mi que soy anticatólica, antiprotestante, antiislámica, antijudaica y antirreligiosa. ¿Y qué? ¡Ya quisiera yo que los religiosos me tratasen con la mitad de respeto del que ellos exigen para si mismos! En cualquier caso, Erasmo vivió hace 500 años. ¿Qué cristiano no era entonces antijudaista? Seguro que si Erasmo hubiese vivido después del holocausto no hubiese sido nunca antisemita. ¿No crees?

      Me gusta

  3. luisoj marzo 26, 2015 a 2:03 pm #

    Bueno, antisemitismo es un tipo de prejuicio antirreligioso y seguro que Erasmo no habría alentado el holocausto. Pero, aparte de eso, básicamente estoy de acuerdo contigo, la ceguera de la fe les vale también para dejar de respetar al que no piensa como ellos, hasta el punto de eliminarlos físicamente, la historia está sobrecargada de ejemplos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: