Tabacaria (¡Adeus ó Esteves!)

10 Jun

RTVE

Al igual que su aspecto externo, el vetusto edificio de TVE en Prado del Rey era por dentro feo, gris y sucio, la suciedad propia de sucesivas capas de nicotina y de los millones de palabras acumuladas sobre las paredes. Siempre he mantenido que en los lugares donde se fabrican imágenes hay un incontrolado desbordamiento de palabras. Se habla mucho y se escribe mucho, mayormente para nada.

Dentro de este siniestro decorado José Luis Jover dirigía el serio programa de entrevistas Siglo XXI, presentado por Pablo Lizcano (qepd) y emitido en la entonces llamada Segunda Cadena. Efectivamente, estamos a comienzos de los ochenta y aunque los franquistas aun campaban por despachos y departamentos -algunos de ellos con pistola al cinto-, el paisanaje de la única televisión de España estaba cambiando, pues ya trabajaba gente que había estudiado Filosofía, Literatura, Historia y otras carreras humanísticas que aportaban cierta sensibilidad a algunos espacios de la emisión. Más tarde, llegaron los periodistas –Una manada de ñus– y empezaron a poner en pie, bajo estrictas órdenes, este prodigio de televisión que ahora sufrimos cuando cometemos el error de encenderla.

hqdefault

José Luis Jover en lo que parece una exposición de sus collages.

Volviendo a Jover. Le recuerdo como alguien de firmes convicciones culturales, en el sentido de que creía que la cultura debía ocupar espacios en la televisión y la radio públicas, sus programas eran una buena muestra. No puedo trazar su biografía y no quiero buscarla en Google, pero si no me equivoco trabajó en Radio Nacional para pasar más tarde a TVE. Cuando acabó con Siglo XXI, o este acabó con él pues era muy duro hacer programas en aquel búnquer, creo que marchó a ¿Cuenca? ¿Valencia? para hacer radio de nuevo. Pero Jover es fundamentalmente poeta, también ha traducido a Nerval (que finge ser Príncipe de Aquitania) y a Ungaretti. En muchas ocasiones ilustra sus poemarios con collages propios, puede decirse que también le gusta ser artista plástico. Recomiendo que conozcáis su extensa obra haciendo una pausada visita en este enlace http://joseluisjover.blogspot.com.es/.

84-8191-728-1[1]

Jover en Pre-textos, 2005.

Un día me regaló un ejemplar del poema Tabacaria firmado por el heterónimo de Pessoa Alvaro de Campos, el poeta que quería “sentir todo de todas las maneras”. Este poema memorable fue traducido y anotado por Jover, y editado en forma de plaquette con el título Tabaquería en la mítica editorial Septimomiau de Santiago Muñoz, José Luis Falcó y Tomás March entre otros.

firma_alvaro_de_campos

Firma de Alvaro de Campos.

Aquí, filtrados con belleza extraordinaria e irreductible escepticismo (“¿Creer en mí? No, ni en nada”), encontramos el monólogo interior y la conversación casual, lo íntimo y lo externo, lo momentáneo y lo eterno. Así como pensamientos, ideas y sensaciones que sólo un pensador (sentidor) como Pessoa puede incorporar con naturalidad a un poema. Como aseguró el poeta Casais Monteiro, citado por Jover en la introducción, “La obra de Pessoa realmente es una obra negativa. No sirve de modelo, no enseña a gobernar ni a ser gobernado. Sirve para todo lo contrario: para indisciplinar los espíritus”.  

septimo5No sé cómo pero aquel Septimomiau desapareció y hace años que lo busco. Cada equis tiempo lo recuerdo y, aún sabiendo que es en vano, comienzo a abrir cajas, a trastear los fondos de las estanterías para no volver a encontrarlo y sin querer reconocer que definitivamente está perdido. ¿Dónde estará? ¿Cayó en manos de alguien que lo lee en secreto? ¿Ardió en la escombrera o desapareció reciclado en una triste caja de cartón? A estas alturas, estoy convencido de que jamás volveré a tener en mis manos aquella edición trasladada al español desde la más decidida admiración: resignação.

Por supuesto que en la red se encuentran decenas de originales y traducciones de Tabacaria, pero acabo de dar con la versión del poeta Jover en un PDF que reedita digitalmente la plaquette. Estos son los cuatro primeros versos:

No soy nada.

Nunca seré nada.

No puedo querer ser nada.

Aparte de eso, tengo en mí todos los sueños del mundo.

alvaro_de_campos

Carta astral de Alvaro de Campos realizada por Pessoa.

Anuncios

2 comentarios to “Tabacaria (¡Adeus ó Esteves!)”

  1. Antonio Villalobos junio 10, 2014 a 8:37 pm #

    SÈPTIMOMIAU, jajaja..supongo que es el gato antes de morir definitivamente. El libro además color tabaco, yo creo que debe oler a tabaco. Lo de la desaparición de ambos libros debe ser un ” MacGuffin” , pero si tienes escritorio con cajones que no salen del todo, mira detrás del cajón por dentro. Me encanta Pessoa, sobre todo la poesía porque además de tener todo el contenido de su prosa tiene estética añadida, y ese poema primero es precioso.

    Me gusta

    • luisoj junio 11, 2014 a 12:13 pm #

      Septimomiau es un personaje de Divinas Palabras de Valle Inclán y, creo, era el amante de la mujer del sacristán. ¿Verdad que ahora te gusta más? El MacGuffin en este caso es el sucio edificio de TVE. A partir de ahí comencé el camino hasta Jover y la Tabaquería de Pessoa, que era el objetivo del post de un antiguo fumador.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: