Las razones de lo irracional

8 Abr

20120117_212247

Cuando leemos sobre arte lo hacemos a través de ensayos o textos muy específicos que intentan abordarlo con la intención última de encontrar alguna explicación. En el libro de Didier Eribon Lo que nos cuentan las imágenes -Elba, 2013-, nos encontramos con una extensa entrevista al historiador E. H. Gombrich.

El autor de La historia del arte nos revela en qué ha consistido su trabajo a lo largo de los años, desde su juventud austríaca hasta que forzosamente estableció su residencia en Londres, donde decidió vivir hasta su fallecimiento en 2001. Al acabar sus estudios de Historia del Arte en la Universidad de Viena, y con el apoyo de su profesor Julius von Schlosser, Gombrich escribió su tesis doctoral sobre el manierismo arquitectónico de Giulio Romano, autor de la Casa del Té de Mantua, una de sus obras maestras. Esta experiencia académica, dice Gombrich, fue la que le hizo ver tempranamente que su vida intelectual se dirigiría sin remisión hacia la investigación de las artes.

A partir de ahí, el entrevistador y el entrevistado recorren la llegada a Londres huyendo de los nazis, su trabajo en la CBS como traductor, su experiencia en el Instituto Warburg, sus relaciones intelectuales con Karl Popper, sus críticas a las teorías de Panofsky y otros intelectuales, su amor al Renacimiento, su debilidad por Leonardo, sus libros y conferencias, sus estudios sobre la psicología de la percepción de las imágenes, así como su rechazo a considerar el espíritu de la época como herramienta de conocimiento de los movimientos artísticos. Además de otras muchas cuestiones que atraen nuestra atención llevándonos en volandas hasta su territorio teórico. En esta entrevista descubrimos la sabiduría del erudito, de alguien que se ha entregado a la investigación durante toda su vida adulta. El libro cuenta con el soporte de un prólogo revelador escrito por Juan F. Ivars, gran conocedor de Gombrich y Aby Warburg.

En cuanto al entrevistador, hay que reconocer la empatía que consigue con el entrevistado y la simpatía que desprende este último ante las acertadas preguntas. De Didier Eribon, sólo he leído un libro electrizante que me fascinó: la biografía de Michel Foucault publicado en España por Anagrama.

Gombrich aparece en este libro-entrevista como un sabio respetuoso con el arte y los artistas. Otra cosa muy distinta son sus gustos particulares que nada tienen que ver con su trabajo y, sobre todo, con la tentativa de racionalizar lo irracional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: