Vivant Denon, el caballero del Louvre

18 Feb

20140123_222557Si cuando hablamos de Eduard Limónov reconocimos en él una vida aventurera, siempre al límite -“una vida de mierda” como dijo de sí mismo a su biógrafo Carrère-, en el caso de Vivant Denon todo se agudiza, salvo que jamás vivió en la miseria, ni intelectual ni económica, sino todo lo contrario.Burgués culto y sensible, Denon se las ingenió desde muy joven para escalar en la estructura piramidal de la cerrada sociedad francesa del XVIII y XIX hasta convertirse en Gentilhombre Ordinario del Rey. De esta manera, enriqueció sus conocimientos a través de su extremada pasión por las artes y las inagotables ansias de erudición. Vivant Denon, el caballero del Louvre fue escrito por Philippe Sollers en 1995 con un estilo tan rematadamente afrancesado que sería imposible encontrar un símil en la literatura española. Lo escribió, digo, con la intención de rehabilitar la figura de Denon y demostrar que sin él habría sido imposible la existencia del Louvre, uno de los museos más icónicos del mundo fundado con el beneplácito de Napoleón. Quizá, por eso, Denon fue el primer ministro de cultura de la historia tal como lo entendemos ahora.

Pintor, grabador, escritor, espía, diplomático, investigador, viajero contumaz, descubridor, expoliador, pornógrafo, amante secreto de incontables mujeres… y, naturalmente, masón. En uno de los muchos interrogatorios a los que fue sometido por la Inquisición, cuando fue preguntado si estaba casado, Denon respondió: “No, no me he casado nunca, y vivo contento con mi libertad”.

portico4

Ruinas del templo de Hermópolis por Vivant Denon,
realizado cuando acompañó a Napoleón en la conquista de Egipto.

Trató a los más importantes personajes de su época: Catalina de Rusia, Voltaire, Chateaubriand, Robespierre, dos luises, María Antonieta, Diderot, Madame Pompadour, Ingres, Napoleón, Josefina, Hölderlin, Talleyrand, Jacques-Louis David, Stendhal, Haydn… Dice Sollers que da la sensación de que nuestro héroe vivió 150 años. Es verdad, pero no fue así. Murió con setenta y ocho pero coexistió con Luis XV, Luis XVI, la Revolución, el Terror, el Directorio, el Consulado, el Imperio y la Restauración. En este agitado proceso histórico, Denon se movió siempre al filo de la navaja.

XIR143833

Denon trabajando en los sótanos del Louvre.
Grabado de Benjamin Zix.

La lectura de este libro también nos acerca a la deplorable idea del expolio y sus consecuencias. De qué manera la Francia de entonces, especialmente en la etapa napeoleónica, consideraba que el resto de las naciones no sabía valorar sus posesiones artísticas y, de manera violenta, se erigió en depositaria natural del arte del mundo. Esta institucionalización del robo transfronterizo aumentó el catálogo del Louvre desorbitadamente, sirviendo de ejemplo a otros países que no dudaron en cercenar el patrimonio del vecindario en pro de sus propios museos nacionales. Como ejemplos insidiosos, además del museo francés, están las esculturas del Partenón que se encuentran en el British Museum y el Altar de Pérgamo en Berlín.

Con Denon ocurre, como es común con los personajes de enjundia, que fue amado y odiado a partes iguales. Unos lo califican de hombre singular, amante de las civilizaciones desparecidas, óptimo gestor de la cultura con un inigualable ojo para el arte. Otros lo acusan de simple trepa y expoliador exquisito. El propio Sollers, que en ningún momento deja de estar presente en la narración, dice en las últimas páginas: “Ser envidiado y odiado hasta la tumba, cuando no se ha cometido ningún crimen, es de todos modos una señal excelente”. Aunque, Fernando Savater ha dicho: “leer a Sollers se ha convertido en algo mal visto”, aprendamos de él con este Caballero del Louvre en la impecable traducción de Mauro Armiño y el certero prólogo de Blas Matamoro..

Anuncios

2 comentarios to “Vivant Denon, el caballero del Louvre”

  1. Zero Kóvacs febrero 19, 2014 a 11:00 am #

    A diferencia de Lemónov, cuya honradez es insensata y brutal, fiel a su ego, Vivant Denon cruza todas las fronteras físicas e ideológicas, no se sabe nunca de parte de quién está, sobrevive elegantemente a todo, siempre cae de pié.Y desde la perspectiva europea (más bien francesa) es un héroe, un benefactor cultural. Un éxito de las buenas maneras. La persona que hubo antes de que existiese una estatua de bronce en la que cagan las palomas.

    Me gusta

    • luisoj febrero 19, 2014 a 11:15 am #

      Denon siempre estuvo de pie tal vez porque nació de pie. No es el caso del camarada Limónov que siempre estuvo, a su pesar, castigado contra la pared.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: