La capital de Eslovenia

1 Oct

OLYMPUS DIGITAL CAMERALiubliana está ubicada en la parte central de Eslovenia ocupando un extenso y fértil valle rodeado por los Alpes de Kamnik y la región montañosa del Karst. Aunque tiene aeropuerto internacional -de juguete- está bien comunicada por autopistas, pues sólo la separa hora y media de Venecia y una hora de Trieste y Zagreb. Sería un excelente plan visitar escalonadamente estas ciudades para detectar las diferencias entre tres países de idiomas, culturas y costumbres diferentes.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAA Liubliana la atraviesan dos ríos: el Sava y el Liublianica, este último discurre en canal a su paso por el casco histórico, convirtiéndola en lo que, con extrema cursilería, ha dado en llamarse ciudad con encanto. No hace mucho, sólo las personas poseían encanto, ahora nos encontramos con ordenadores con encanto, coches con encanto o, en el peor de los casos, gin tonics con encanto.

Apenas habitan aquí 300.000 personas, la mayoría de ellas cuentan con una solvente vida económica y cultural que les confiere cierto nivel de vida. Aunque no sé qué sueldos manejan, los precios de las cosas son comparables a los de otras ciudades europeas, pero no es tan cara como Londres, París o Venecia, ni por asomo. Ejemplo: un café, 1´20 euros. Además, pueden enumerarse muchos museos, galerías de arte, bibliotecas públicas, ópera, teatros, librerías, bares elegantemente decorados, buenos restaurantes con opción a menú de la casa -la sopa de cada día-. Así como edificios institucionales de toda índole, pues en algo ha de notarse que Liubliana es la capital de Eslovenia.

Por otra parte, podríamos denominarla positivamente como la ciudad de lo poco: lo poco contaminada que está, lo poco sucia, lo poco ruidosa -incluso celebrando el Eurobasket 2013-, lo poco laberíntica, lo poco religiosa, lo poco densa, lo poco extensa, lo poco cálida…, aunque una mañana de finales del pasado septiembre el termómetro marcó 28 grados Celsius, algo totalmente excepcional. Se me olvidaba mencionar los pocos taxis que prestan servicio, haciendo de Liubliana ciudad de grandes caminatas. Aunque el transporte público funciona con regularidad, sus ciudadanos de desplazan en bicicleta o van andando a todas partes. Lo constato porque siempre que preguntaba por algún sitio, estaba ahí al lado, caminando.

Traigo hasta aquí un montón de fotos que sólo muestran una pequeña parte de la urbe, creo que son representativas de un lugar amable sin apenas contrastes. Puede que esto último lo explique el propio carácter esloveno y el hecho incontrovertible de que el invierno es extremo, dura seis meses y el frío adormece. Por lo general sus pobladores son gente cordial, educada y, a pesar de ese idioma imposible, es fácil comunicarse con ellos, pues casi todos hablan inglés o alemán básicos. También encontré rasgos de inconformismo que detectaréis en algunas imágenes de indignación popular que, como un fantasma, recorre toda Europa. Y Eslovenia no puede mantenerse al margen de este circuito.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Torre del castillo vista desde la rivera del río Liublianica.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Plaza de Armas del Castillo de Liubliana que se alza cien metros sobre la altitud de la ciudad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Edificio de la Universidad de Liubliana.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Si ya dijimos que el esloveno es un idioma imposible, hay que reafirmarse al leer los nombres de las calles.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como milagrosamente indica su nombre, esta es la Academia Filarmónica.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El afrancesado Palacio de la Ópera.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Entrada triunfal, pero discreta, a la Moderna Galerija, obra de un alumno de Plecnik.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Escultura homenaje a Gustav Mahler, antiguo visitante de la ciudad. Después de ver por toda Europa monumentos erigidos a este artista, cabe preguntarse ¿dónde no estuvo Mahler?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El centro del centro de la ciudad: la Plaza Preseren, dedicada al poeta alcohólico y malhumorado que sorprendentemente es ucraniano. A la derecha, monumento a su memoria.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Edificio de aire secesionista, influencia directa de la cercana Austria.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vista del río Liublianica cuyo lento caudal impregna de melancolía a la ciudad. Esta foto está tirada desde el Puente de los zapateros, obra de Plecnik. Cómo no.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las librerías pueblan Liubliana. Es una ciudad muy lectora, supongo que por cultura y especialmente porque ¿qué van a hacer los liublianenses en esos eternos inviernos sino leer calentitos en las casas calefactadas?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Muchos son los escritores que ha dado Eslovenia, para mí el más conocido es el filósofo Slavoj Zizek, quizá el autor más cosmopolita del país y al que da gusto leer por la agudeza de sus ensayos y la originalidad al elegir los temas de los mismos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Estos edificios, de altura innecesaria, parecen ballenas varadas tras la caída del comunismo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Muerto Tito, Eslovenia se desgajó de Yugoslavia manteniéndose al margen de la sangrienta guerra étnica de los Balcanes. Por la capital se encuentran muchos pedestales vacíos como este. Es fácil adivinar por qué.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sede del Parlamento Esloveno.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Parque Tívoli, más pequeño que el Retiro de Madrid pero más verde y mucho menos contaminado.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Palacio de estilo italianizante que preside el Parque Tívoli.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El café en Liubliana es buenísimo, no tomé ninguno que no lo fuera. Estos dibujos ilustran las bolsitas de azúcar que ponen en algunos los bares.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Grafitis y carteles que encontré en algunos puntos de la ciudad.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Street Art elaborado con madera de monopatines.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El descontento social se plasma gráficamente en los muros de Liubliana.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Poco a poco aprenderemos esloveno.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El idioma español también ha dejado su impronta en Liubliana. En este caso de manera lamentable, como corresponde a nuestro carácter nacional que tan gustosa y orgullosamente exportamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: