Artistas hongkoneses

4 Jun

minibus art basel

De nuevo el minibús de la organización te recoge para emprender un grand tour por galerías y estudios. Tras cruzar gran parte de la ciudad, estacionamos ante un taller mecánico a la puerta de un garaje. Por ahí está la entrada a un edificio que, a trasmano del centro financiero de Hong Kong, alberga estudios fotográficos y de artistas, pequeñas fundaciones y algunas galerías entre otros negocios. Lejos del cotizadísimo escenario de los suntuosos y enmoquetados salones de Art Basel, encontramos a los artistas hongkoneses creando en sus estudios.

En la décima planta, nos hallamos ante la obra titulada Chinese Bible de Yang Zhichao que ocupa todo el espacio de la 10 Chancery Lane Gallery. A simple vista se aprecia una generosa acumulación de libros sobre una mesa de grandes dimensiones. Sólo ver esta instalación, ya entusiasma la imagen de tantos libros de igual tamaño ordenados en montones. El autor Yang Zhichao, que ha expuesto en la Bienal de Venecia y en el Instituto Valenciano de Arte Moderno, los ha ido rebuscando intencionadamente en mercadillos callejeros, pero al saber que en realidad son diarios personales de ciudadanos chinos en la época de Mao entramos de lleno en el asunto. Sus anónimos autores se desprendían de ellos para evitar la persecución de la Joven Guardia Roja, porque en ellos podría leerse, tarde o temprano, algún comentario discordante con la China de aquel entonces. Su exhibición nos lleva a pensar que Yang Zhichao los utiliza para representar los avatares y pensamientos cotidianos bajo la dictadura maoísta. Ahora son, además de una bella instalación, un símbolo de la libertad personal y de la obsesiva persecución de la misma. A los libros le acompaña un vídeo en el que sólo vemos las manos del artista lavándolos uno a uno con jabón y estropajo, de la misma manera que los jóvenes guardias rojos hacían con las bocas de los disidentes durante la Revolución Cultural. Al conectar estos datos, la visión de Chinese Bible adquiere una dimensión política y transmite un especial estremecimiento. En uno de los diarios cogido al albur pude leer: 21 June 1965. When Mosquitoes Bites. Del texto que le sigue, extraigo estas palabras traducidas al inglés: “In times of revolution, there is no room for worrying about mosquitoes. How can I stop work because of a few mosquitoes? The enemy camp is also full of flies and mosquitoes. The will to fight has never changed. Revolutionaries continue to learn. And I…”. Así resuena el eco de una voz íntima perseguida en la época dorada del maoísmo, tan admirada y defendida por gran parte de la intelectualidad europea de izquierdas, de Sartre a Ramón Lobato.

CHINESE BIBLE

CHINESE BIBLE 2CHINESE BIBLE 3CHINESE BIBLE4CHINESE BIBLE 5

Ocho plantas más arriba exhibe Dan Findlay, un director cinematográfico de ascendencia europea que pinta y tiene un bar de copas en Central Hong Kong. Su obra se enmarca en un obvio expresionismo abstracto y recuerda vagamente a Broto y otros. Tras unas palabras de presentación, intercambiamos tarjetas y le enseñé mi blog en su portátil. Se quedó fascinado con las fotos de la construcción de James Turrel en la Fundación Montenmedio de Vejer de la Frontera. Prometió llamarme cuando viniese a España para que le acompañe a ver la obra del artista norteamericano en los campos gaditanos. Gente amable.

DAN FINDLAY
La hongkonesa Carol Lee lleva años desarrollando su obra plástica. Estos días recibe a los visitantes en su estudio/galería a propósito de Art Basel. Su fijación creativa viene de muy atrás porque no entiende la vida sin el arte, esto lo demuestra su dedicación sin pausa y las múltiples exposiciones que ha puesto en marcha desde muy joven. Nos enseñó una pieza -de varios metros de longitud- compuesta por decenas de pequeños dibujos hechos con grafito que llevará a Estambul dentro de unos meses. Lo que más me gustó fueron unos papeles de pulpa -los mismos que utilizan los periódicos- a los que ha dejado envejecer después de marcar formas geométricas con papel celo. Cuando el tiempo y la luz amarillean el papel, la artista arranca el celo dejando ver zonas más claras que han estado en contacto con el pegamento y filtradas por el plástico. Los resultados son, además de novedosos, muy sutiles. Una técnica -trucco- que revela su búsqueda obsesiva. Asunto este que su propia galerista no ha podido/querido ver, pues la obra de Carol no está en Art Basel, lo que la tiene más que indignada.

CAROL LEE 1

CAROL LEE 2

En un rincón angosto, atrapada en un espacio de apenas seis metros cuadrados, se ubica inesperadamente la librería Bondi Books con Joshua Carey al frente. Por increíble que parezca, lejos del centro neurálgico de la ciudad más cosmopolita de Asia y en un edificio anodino de una aparente zona industrial, se pueden ver y comprar libros de artista del calibre de Twenty Six Gasoline Station o A few Palms trees de Ed Ruscha, The americans del fotógrafo Robert Frank con prólogo de Jack Kerouac, una edición de Salomé de Wilde dedicada de puño y letra por el propio tío Oscar, y una joya editorial firmada por Jean Cocteau. A estos se suman centenares de libros, catálogos y revistas de arte y fotografía, así como primeras ediciones de la mejor literatura internacional. Todo el resto de su stock puede rastrearse en www.bondibooks.com. Esta librería es un mínimo paraíso bibliófilo de contenido y calidad máximos que viene a confirmar aquello de que nada es bello sin el azar.

Además de los estudios y espacios expositivos hongkoneses mencionados, otros más recibieron a los visitantes durante los días de feria, pero el tiempo manda y me fue imposible seguir con la ruta. Hay que volver a Kong Kong.

ARTISTA HONG KONG 2

Anuncios

4 comentarios to “Artistas hongkoneses”

  1. Yolanda Ochando junio 6, 2013 a 12:36 pm #

    ¿Cuántos millonarios chinos o indios desean tener una colección de arte, incluso exhibirla en su propio museo?. Muy inteligentemente Art Basel ha puesto una pica- no en Flandes- sino en Hong Kong, una ciudad con gran vitalidad mercantil, financiera y artística. Así, la feria de las ferias intenta controlar el mercado del arte del mundo: América (Art Miami Basel), Europa (Art Basel) y Asia (Art Basel Hong Kong). ¿Cuál será el siguiente paso?

    Me gusta

    • luisoj junio 6, 2013 a 12:45 pm #

      La siguiente Art Basel será en África. Dado el emergente movimiento artístico africano, la próxima pica suiza será allí sin ninguna sombra de duda.

      Me gusta

  2. joseluis817 septiembre 11, 2014 a 11:49 am #

    Se me había escapado este post, ya inolvidable. Qué miserable se ve hoy la postura de aquellos intelectuales europeos del 68. Siempre nos quedarán los mosquitos…

    Me gusta

    • luisoj septiembre 11, 2014 a 12:24 pm #

      Miseria de la filosofía o Filosofía de la miseria.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: