Mirando los muros con melancolía

10 Abr
rinoceronte_jpg1

Rinoceronte de Alberto Duero.

El rinoceronte mira a la derecha del encuadre, suponemos que fue reproducido con fidelidad porque el autor, a pesar de que nunca lo vio, prestó su atención a la descripción que le dieron y tuvo en cuenta un boceto que dudamos fuera fiel. Sin embargo, el resultado posee una fuerza plástica que el paso de los siglos no ha podido mermar. La piel de su caparazón está cuarteada, el cuerno es perfecto, las proporciones más aún. Alberto Durero firma la reproducción del paquidermo y cinco siglos después lo miramos con sorpresa y naturalidad.Durero grabador. Del gótico al renacimiento es el título de la exposición en la Biblioteca Nacional de España, dedicada al maestro grabador y a algunos coetáneos, como Lucas Cranach, Hans Holbein, Georg Pencz y otros. Es increíble la inagotable capacidad de seducción que ejerce el arte antiguo en el espectador moderno. La huella de estas obras, calificadas como técnica menor, es indeleble para los creadores posteriores y los espectadores cosmopolitas. Nuestros ojos modernos, viciados ya por millones de imágenes, aún se deleitan con la contemplación del arte de hace siglos.

También se exhiben tres piezas que están consideradas cumbres del artista alemán. Son San Jerónimo, El caballero, la muerte y el diablo, y Melancolía. Tres grabados técnicamente impecables que percibo inquietantes. Según los teóricos especializados y los paratextos de la exposición, representan un intento de codificación de los caracteres humanos. Así el caballero sobre su caballo puede hablarnos de la valentía, la fuerza y el modelo humano a seguir. El del santo de los libros proyecta la fe y la sabiduría mística. Finalmente, Melancolía I manifiesta el conocimiento empírico y bien puede ser un autorretrato de Durero, pues él mismo dijo alguna vez que se consideraba un ser melancólico.

300px-Dürer_Melancholia_I

Melancolía I

Me fijaré en este último. La primera vez que oí hablar de este grabado fue por boca del escultor Jorge Oteiza. Si nos fijamos atentamente veremos un despliegue simbolista superior al de cualquier obra de la época, no hay que olvidar que nos encontramos justo en la transición del Gótico al Renacimiento. Vemos, pues, un ángel sentado en el suelo, ¿el propio Durero?, que sostiene un compás en la mano derecha y un libro apoyado en las piernas; parece mirar con arrobo a un lugar indefinido. Sobre su cabeza, un reloj de arena y el cuadro con los números que dicen mágicos, una campana y una balanza. Un poco a la izquierda de su cabeza, un angelote con un libro en el regazo y apoyado sobre lo que podría ser una rueda de molino. Detrás, una escalera semiocultando los edificios de una ciudad costera frente a un mar espléndido, iluminado por el sol en un cielo con arco iris. Sobre ese cielo leemos Melencholia I escrito en el envés de las alas de un murciélago con cabeza de rata abriendo la boca para mostrarnos su amenazante dentadura. A los piel del ángel melancólico hay distribuidos, de manera desordenada, un serrucho, un cepillo de carpintero, una regla, cuatro clavos y un formón. Enfrentados al ángel, se posicionan algunos elementos metálicos, una esfera muy proporcionada y bien iluminada, un galgo enroscado en si mismo y un misterioso poliedro con una forma geométrica que nos sugiere contemporaneidad, como si estuviera recién hecho.

b6299-cube2-1

Poliedro de la Melancolía según la versión de Oteiza.

Oteiza rindió total admiración por esta elegante y sólida geometría con una pieza, esculpida en piedra en 1974, llamada Homenaje al poliedro de la melancolía de Durero -a partir de una maqueta de 1970-. Basta mirar ambos poliedros -el del grabado y la escultura- para descubrir que, como ha dicho Miquel Barceló, “la Historia del arte es una piedra plana rebotando sobre el agua”. Recomiendo visitar esta exposición en la Biblioteca Nacional para descubrir la potencia plástica del arte del grabado en manos del maestro alemán.

Anuncios

4 comentarios to “Mirando los muros con melancolía”

  1. Yolanda Ochando abril 14, 2013 a 12:44 pm #

    Estoy de acuerdo contigo. Es una exposición fantástica, fundamentalmente por el artista, pero también con un buen montaje, cosa que facilita su visita y comprensión. Sobre todo se la recomiendo a la gente que piensa que el grabado es una técnica menor. Hundertwasser decía que con la obra gráfica entraba en un paraíso donde no podía llegar con su pincel.

    Me gusta

    • Luis abril 14, 2013 a 4:04 pm #

      Lo primero: gracias por seguir mi blog.
      Lo segundo, muy buena la cita de Hundertwasser, la desconocía totalmente.
      Lo tercero: lo mejor de la esposición en la BNE fue la compañía, y no me refiero a la aseguradora.

      Me gusta

  2. antonio villalobos abril 18, 2013 a 8:18 pm #

    Habría que leer una buena biografía ( con pelos y señales ) para entender a Durero. Yo he leído lo que hay en internet y no me aclaro mucho. Se ve que era un narcisista de pura cepa, que era un reformista, que dibujaba como los angeles, que le encantaba Italia y que su matrimonio de conveniencia fue un fracaso ( se hace un autorretrato con un cardo borriquero al poco de casarse- que aparte de simbologías un cardo es un cardo- y se marcha a Italia a los dos meses del evento ). Este fin de semana quiero ir a la Biblioteca Nacional a ver si me entero de algo, de todas formas “Melancolía I ” me parece una “Vanitas” típica.

    Me gusta

  3. luisoj abril 20, 2013 a 10:23 am #

    Efectivamente, Melencolia I pertenece a esa forma de representación gráfica: las vanidades. Pero yo lo encuentro atípico, no es común que estén elementos como los números mágicos, el galgo en forma de donut, la esfera limpia o el misterioso poliedro que todavía da tanto que hablar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: